El rincón de 

 Miguel Herrero

  Matrimonio con hijos  

 

 

En 1991 la Segunda Cadena de TVE decide, con gran criterio, empezar a emitir una serie americana llamada 'Matrimonio con hijos'. Lo cierto es que no obtiene gran repercusión y vaga por el canal en distintos horarios y días de emisión hasta recalar en la noche de los Sábados a las 12 junto a 'Las chicas de oro' en 1995. Pero cuando la serie consigue mayor aceptación es a finales de 1999 cuando la 2 comienza su reposición desde el primer capítulo a las 21h de Lunes a Viernes. Reconozco que nunca hice mucho caso a los Bundy hasta que, por casualidad, les descubro haciendo zapping y me resultan verdaderamente graciosos. Cuando me enteré de que se podía disfrutar de esta familia tan peculiar desde su primera aventura en el verano del 2001 no intuía las numerosas risas que me iban a proporcionar sus 259 episodios.

         
 

La familia Bundy responde, en principio, al estereotipo americano ya que está formada por el padre (Al), la madre (Peggy), una hija (Kelly), un hijo (Bud) y un perrito de compañía (Buck). Pero es todo lo contrario al mundo que transmitía Bill Cosby en sus series de éxito hasta el momento. De hecho, en USA se quiso llamar a la serie 'No son los Cosby'.El patriarca es un empleado de una zapatería que es frecuentada habitualmente por gordas que le hacen el día más insufrible de lo que ya sería por sí. Amargado, vuelve a su hogar pensando que allí encontrará una familia feliz que lo acoja en sus brazos y le proporcione algo de la felicidad que le falta. Pero no es así. Cuando regresa se encuentra con que su mujer no ha dado palo al agua y le ha dejado seca la tarjeta de crédito, sus hijos sólo le hacen carantoñas para sacarle algo a cambio y hasta su perro pasa de él. Y es que Peggy Bundy es una mujer obsesionada con la televisión, adicta al tabaco y completamente despreocupada de las labores del hogar y de cualquier responsabilidad que le corresponda. Le encanta hablar por teléfono igual que a su hija Kelly. Una rubia que responde al tópico de 'rubia tonta' tan sólo interesada en su físico y en los chicos que caen rendidos a sus encantos. Odia a su hermano Bud, un jovencito al que veremos crecer con el paso de las 11 temporadas de la serie. De aspecto minúsculo y poco agraciado, el pequeño de la familia está en esa edad en la que necesita sexo a todas horas mientras recibe rechazos continuos por parte de toda fémina que esté cerca de él. Toda esta situación la vive de cerca el perro Buck, que huye cada vez que ve problemas. A través de una voz en off escuchamos las opiniones del animal, que no da crédito al hogar en el que le ha tocado vivir. Y aguanta con la familia en Chicago hasta que pasa a mejor vida, siendo reemplazado por otro can llamado Lucky.

          
 

Con este panorama, sólo faltan unos vecinos pesados que se metan en los problemas de los Bundy y les den la tabarra cuando quieren estar tranquilos. Esa pareja de chalados estaba formada por Steven Rhoades y su mujer Marcy. Y consiguen algunos de los mejores momentos de la serie gracias a los desprecios que Al muestra hacia este matrimonio. Le repite constantemente a Marcy las cualidades que le faltan. Entre ellas, belleza, personalidad, un buen carácter y un cuerpo de mujer. Eso sí, ella no se queda corta y le replica a todos sus juicios con mayores insultos en forma de frases cargadas de ingenio. Se convierten en duelos para ver quién hace más daño, quién es más original en los dardos llenos de veneno. Sin embargo, Steve suele ser aliado de Al como el típico amigote para ver el partido de baseball mientras eructa tras haber ingerido varias latas de cerveza. El vecino es un buenazo que se ve influenciado por todos los que le rodean, especialmente por una mujer mandona que lleva el dinero a casa gracias a su trabajo en el banco, lo cual le hace sentirse inferior. Sólo es capaz de imponerse cuando vive sus momentos más apasionados con Marcy. El matrimonio no va del todo bien como se muestra en el capítulo especial navideño 'La maravillosa vida de Al Bundy' ya que aparece un atlético joven que se convertirá en su nuevo marido con el transcurso de los capítulos. Se trata de Jefferson D´Arcy, interpretado por al actor Ted Mc Ginley, quien había dado vida al fotógrafo de la última época de 'Vacaciones en el mar'. De hecho, en algún capítulo él mismo alude a su parecido con el personaje de la famosa serie norteamericana. Pese al reemplazo del vecino, Steven Rhoades regresa una vez cada temporada para poner a prueba a Marcy y que se vea en la terrible situación de decidir entre los dos varones que han formado parte de su vida.

La serie es un verdadero ejemplo del humor más irónico con mensajes hirientes entre todos los miembros de la familia bajo un poso de cariño que se refleja sólo de vez en cuando en la trama de la serie. Es como si quisieran transmitir que entre ellos se pueden odiar pero que no van a consentir que nadie ajeno se meta con ninguno de ellos. Fue el primer éxito de la cadena FOX y precedente de 'Los Simpson'. Allanó el terreno de popularidad de una cadena recién nacida. 'Matrimonio con hijos' comenzó en 1987 aunque su éxito se debe a razones externas. En 1989 una ama de casa de Detroit llamada Terry Rakolta consideró que una serie de ese corte no se podía emitir de una manera tan libre. Protestó ante los medios consiguiendo que muchos anunciantes decidieran no aparecer con sus marcas dentro de un producto con tan poco gusto. La cosa fue debido a un capítulo en que las tres mujeres de la serie tienen la regla a la vez mientras pasan un fin de semana en una cabaña del monte. Pero a la vez que se cancela un capítulo y se controla más el contenido de sus argumentos, atrae la atención de los espectadores que sintonizan la serie sólo para ver de qué iba eso y para comprobar si era tan dañina. A partir de ahí, la serie se convierte en un acontecimiento televisivo semanal llegando a ser la emisión más vista de todas las cadenas con el primer capítulo de su sexta temporada y consigue que se nominen durante sucesivos años a sus protagonistas como mejores actores de televisión en las ceremonias de entrega de los Globos de Oro. Incluso salen al mercado muñecos de sus personajes incluyendo la amplia melena de la protagonista. La clave del éxito estaba en unos guionistas inteligentes y tremendamente divertidos combinado con un elenco de actores y actrices que bordaban sus papeles. Ed O´Neil (Al) hizo de su personaje un icono para el sexo masculino americano, que veía reflejado en el vago zapatero todas las cosas que ellos vivían diariamente. El poco reconocimiento laboral, la mujer que apenas le quiere, el escueto sueldo que es devorado por su familia o el placer que obtiene con el alcohol, los coches, la visita al baño, el fútbol o las mujeres y el sexo.

         
 

Precisamente, gracias a los guiones se contemplaron algunas de las escenas con las que mejor me lo pasé visionando 'Matrimonio con hijos'. Valgan unos ejemplos:
-El cariño entre hermanos. Bud consulta algo a Kelly. Le justifica 'te lo pregunto porque tú estás acostumbrada a fracasar'.
-El duro trabajo. Al describe a Peggy cómo era el marido de una clienta de su zapatería: 'Fue horrible, Peg. Era como un globo hinchado, llevaba una bata con un corte al lado para que le cupiese. Y no tenía rodillas, Peg. Dejé vivir a su marido porque era su peor tortura...'
-La sinceridad. Al se confiesa a su mujer: 'te lo juro por tu madre que no te engaño'. Peg: 'pero si mi madre está viva'. Al: 'pues la mato'.
-Desconfianza. Al y su hijo, perdidos en la montaña. Bud: 'Papá, ¿por qué las mujeres no han venido a salvarnos?. Al: 'Tal vez no hayan podido...o haya rebajas en algún comercio'.
-Todo cariño.  Peggy se prueba un traje: 'Al,¿qué tal me sienta este vestido?'. Él replica : 'si te lo quitas, creo que bien'.
-Desprecio marital. Al quiere ir a dormir. 'Peg, me voy a descansar. Hace que no descanso...desde que me casé'.
-Replicando. Al coge un palo pequeño para remar en un bote y dice 'qué palito tan corto..'. Peg le responde airada 'ay si me hubieran dado un penique por cada vez que he dicho yo eso'.
-Mordaz. El suegro de Al le comenta que no se lleva bien con su obesa mujer. Le pregunta a Bundy '¿No sé por qué no hay entendimiento con mi esposa?. Él le da la solución 'quizás porque no estás relleno de crema'.
-Conciencia social. Cuando muere el perro Buck va al cielo pero él no sabe dónde está. San Pedro le dice 'estás donde van los perros cuando mueren'. Buck pregunta: '¿estoy en el congelador?'
-Dura realidad. Peg escribe en su diario los propósitos para la siguiente jornada: '11h. Hacer el amor con Al.   11h.05´Al se duerme.    11h.10´terminar de hacer el amor'.

 Con este panorama, sólo pude morirme de la risa cada noche a lo largo de sus 20 minutos desde que arrancaba la cabecera con la melodía de Frank Sinatra 'Love and marriage'. Y dentro de estas tramas tan originales, aparecieron algunos 'cameos' bien curiosos como Pamela Anderson cuando aún no era vigilante de la playa, los Village People o Linda Blair, la niña del exorcista. Incluso en época de vacas flacas se recurrió a un niño bien crecido, Seven, para animar el cotarro. Al no resultar atrayente, desapareció sin dar ninguna explicación. Eso sí, en una caja de leche de la siguiente temporada aparecía la foto del pequeño actor con un 'Se busca' como simpático guiño. Dentro de estas curiosidades habría que resaltar el tema de los embarazos de Peg Bundy. Katey Sagal estaba embarazada a principios de los 90 y se incluyó en la trama de la serie. Pero la actriz abortó cuando estaba a punto de dar a luz. En la serie tuvieron que explicarlo como que había sido un sueño. Pasados los años, Katey volvió a quedarse embarazada y el temor de que ocurriera lo mismo hizo que los guionistas enviaran a Peggy a darse unas buenas vacaciones. Por ello sólo aparecía de cara hablando por teléfono durante unas breves llamadas. Afortunadamente todo salió bien y regresó a 'Matrimonio' pasado un tiempo. Para sustituirla, se les ocurrió hacer un 'spin off' de la serie, 'Top of the Heap', con un novio de Kelly (Vinnie Veducci, interpretado por Matt Leblanc, luego 'Joey' en 'Friends') y su padre. Incluso un capítulo entero de 'Matrimonio' fue con toda la trama de la nueva serie pero la cosa no salió bien y se canceló a los pocos capítulos. 

         
  

Sobre las referencias continuas a personajes populares y situaciones de la vida americana habría que dar un tirón de orejas a los encargados de traducir la serie ya que durante una temporada, los protagonistas hacían alusión a famosos nacionales como María Teresa Campos o Jesús Gil, lo cual resultaba del todo absurdo. Y a su vez, la máxima felicitación a los dobladores de la serie, que hicieron un trabajo excepcional dotando de gran carisma al elenco de esta producción. En Estados Unidos fue retirada repentinamente ante la bajada de audiencia pese a haber sido todo un referente para la cadena durante una década. Eso sí, 6 años después se realizó un especial reuniendo a todo el reparto en un decorado que se asemejaba fielmente al salón de la casa de los Bundy. Pudimos ver dos escenas de la serie en forma animada dentro de 'Los Simpson' e incluso un simpático homenaje en 'Futurama'. La cíclope de un ojo, Leela, es doblada en inglés por Katey Sagal (Peg Bundy). En un capítulo, Leela, con el mismo pelucón de la protagonista de 'Matrimonio con hijos' discute con un tal Alkazar (Al) en una situación que reproduce una de las escenas habituales de la 'Matrimonio con hijos'. Y en España también tuvimos versión. Recién nacida Cuatro, adaptaron los guiones para que los Camacho hiciesen las veces de los Bundy siendo una imitación casi exacta tanto en los capítulos, que eran versiones muy fieles a las originales, como en los decorados. Tuvo una audiencia aceptable como para renovar pero esta imitación no dio más de sí y muchos de sus capítulos aún duermen el sueño en la videoteca de Sogecable.

En definitiva, todo cuanto allí ocurría era original. Que se matara el Papá Noel del centro comercial en su jardín, que hicieran una parrillada con las cenizas de la abuela, que unas vacaciones por Reino Unido dieran para tres capítulos, que los intentaran asesinar en el motel de Poppy, que hiciesen un ridículo tremendo en fiestas, castings y centros de trabajo, que Peggy confundiera el microondas con un televisor, que Al estuviese suscrito a la revista 'Grandes pechos', que se tumbaran en una hamaca de un supermercado o que se pensaran grandes jugadores de una bolera mientras les superaba el equipo contrario con gran facilidad. Nunca una serie de televisión me ha hecho reír tanto como  'Matrimonio con hijos'. Pura dignidad televisiva para guardar con laureles en la videoteca particular. Bundy es sinónimo de carcajada. Gracias por tanta gracias.

 

Capturas de "Matrimonio con hijos"   

 

Volver al menú "Series míticas"

Volver al menú "Hablemos de..."

 

 

 

Inicio  |  CV  |  Sobre Miguel  |  Vídeos  |  Galería  |  Blog  |  Medios  |  Contacto  |  Hablemos de...